Vergüenza en la bombonera, faltó fútbol y buena hinchada.

Perdón-a-river-plate (boca-juniors)

Como muchos Colombianos mi deporte favorito es el fútbol, soy hincha de un equipo al que apoyo sin importar el resultado, con el cual me alegro de sus triunfos y sufro cuando pierden los partidos. Desde muy pequeña  mi abuelo (uno de los fundadores del octagonal del Tabora” en Bogotá) y mi papá especialmente me inculcaron el amor por este deporte, para mi es increíble ver un buen partido de fútbol, jugadores de calidad, sentir la sensación de estar en un estadio, las barras cantando con el alma para alentar sus equipos y en las casas muchos ansiosos por lo resultados, como no decirlo, para mi el fútbol es mágico, muchas veces me ha hecho llorar de alegría y de tristeza, y ni hablar de la sensación de marcar un gol, indescriptible, no olvido la época en la cual era parte de un equipo y luchábamos por ganar un campeonato en el colegio o la universidad.

Seguramente hay muchos identificados sin embargo no todo es felicidad, pues lo lindo de este deporte se ve desgraciadamente opacado por actuaciones de algunos hinchas de las llamadas “barras bravas”, hablo de actos delincuenciales que se llevan a cabo mientras estas personas  portan una camiseta y representan a sus barras, se trata de  riñas, peleas callejeras con armas, robos a personas, asesinatos, y  otros que manchan de sangre y dolor la alegría del fútbol.

Para muchos el amor por la camiseta se ha convertido en sinónimo de poder para causarle daño a las personas, pero quizás el último de los incidentes más notables en la historia del fútbol ha sido el protagonizado la semana pasada en el clásico argentino Boca Juniors contra River Plate, en el cual un hincha decidió lanzar gas pimienta a jugadores del segundo equipo, impidiendo la continuación normal del encuentro, y costándole  la clasificación a la siguiente ronda de la copa libertadores al Boca Juniors.

Utilizar algo bueno como ser simpatizante (hincha) de un equipo de fútbol y convertirlo en violencia es la peor demostración de amor hacia este, pues pese a que siempre me ha gustado esta disciplina  lo anterior nunca ha traído consigo ningún pensamiento de odio ni resentimiento por los equipos adversarios, es mas, para mi los hinchas que realizan actos delictivos portando una camiseta de algún equipo de fútbol son los peores fanáticos del mundo.

Un hincha real alienta a su equipo y hace que este se sienta orgulloso de sus actuaciones mientras  porta su camiseta, pues llevarla puesta, hacerse un tatuaje, e ir a alentarlo no te convierte en hincha, un verdadero seguidor  respeta el deporte y la institución a la que alienta, el apoyo es necesario, bien es sabido que la hinchada es parte fundamental en los partidos, pero es injusto ver desprestigiados planteles deportivos por personas orgullosas de apoyar a su equipo pero que en realidad destruyen la reputación  de los mismos.

Teniendo en cuenta que el fútbol es el deporte más influyente en Colombia, este debería servir como ejemplo para las próximas generaciones sobre el respeto por diferentes opiniones y ayudar a construir una mejor sociedad, sin embargo, mientras se sigan presentando estos hechos, el fútbol seguirá siendo protagonista de hechos que lamentar, muertes, y sanciones a diferentes equipos.

Dicho de otra manera, las “barras bravas” tienen  la oportunidad de ser parte activa de ayudar a mejorar la fiesta del fútbol, y ser vistos como ejemplos por sus equipos, construir una hinchada que demuestre amor por su equipo como debe ser, por sus cánticos y también por sus acciones.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s