¡Lo fácil es querer, lo difícil es hacer!

Por: Diana Cortés

Colombia ha sido reconocida durante largos años como uno de los países con mayor riqueza hídrica en el mundo, sin embargo el recurso se ha reducido tajantemente a causa del crecimiento urbano, la deforestación, la contaminación y la falta de conciencia en el manejo, cuidado y conservación del mismo.

Aquí no se está diciendo nada que no sepamos, sin embargo, el hecho de que nos lo digan una y mil veces no sobra para entender que debemos tener un poco de conciencia sobre algo que nos afecta, tanto a nosotros como a aquellas generaciones a las que les dejaremos el fruto de nuestras actuales acciones y omisiones. Claro está, no es sólo pensar en que existe la necesidad de cuidar las fuentes hídricas que enriquecen nuestro país, sino también se trata de tomar medidas, creer en nosotros y en nuestra capacidad de aportar, mientras nuestros maravillosos gobiernos se dignan a adoptar políticas públicas claras, eficaces y eficientes que contribuyan con la protección de nuestros recursos naturales.

Lo preocupante del caso es la poca importancia que tiene para la mayoría de personas, sencillamente porque creen que hay demasiada agua como para que algún día se acabe, o porque consideran que eso no es cuestión de ellos sino de quienes escogemos para que tomen las medidas necesarias durante sus gobiernos. No entiendo si la cuestión es que no quieren entender que prácticamente, tal como lo anuncia el IDEAM, para el 2050 los páramos en Colombia habrán desaparecido, o si les resulta enigmático que un país con las cinco vertientes hídricas más grandes, pueda sufrir de escasez de agua en un futuro no muy lejano.

Por esto, como lo importante no sólo es querer sino realmente hacer, con la Fundación Jornal los queremos invitar a hacer parte de nuestra próxima jornada ambiental, en la cual buscamos impulsar acciones que contribuyan a recuperar y conservar el Río Juan López, una de las primordiales afluentes del Tolima y principal fuente de abastecimiento para la comunidad del municipio de Icononzo, cuya vulnerabilidad ha sido tan alta que estamos a punto de perderlo.

El Río Juan Lopitos, como es llamado con amor por la comunidad Tolimense, fue considerado como un área de protección absoluta mediante un acuerdo municipal del año 2007, sin embargo al día de hoy encontramos que su grado de contaminación es bastante alto por cuanto el manejo de basuras en el municipio es devastador. Pero estamos a tiempo, así que la cuestión es actuar, es comenzar a hacer algo por recuperar lo que nos pertenece, devolverle a la comunidad lo que ha pedido a gritos para su supervivencia e identidad; esto, antes de que los impactos negativos y la alta pérdida de biodiversidad traigan consigo

consecuencias tan graves que resulte inútil ejercer acciones de manejo, mitigación o compensación.

Lo fácil es querer pero lo difícil es hacer, sencillamente porque la voluntad va más allá de pensar en que debemos hacer algo por nosotros mismos, por lo que nos rodea. La voluntad va tan lejos que se necesita comenzar a actuar para que realmente exista, por eso más que una invitación es un llamado para que ejerzamos nuestro rol de seres humanos, de verdaderos colombianos, y recuperemos lo más lindo que tenemos, un país con un valor incalculable en recursos naturales.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s