Más que unas tallas de diferencia

Por: Wallace.

Publicado: 28 de enero de 2015blog

Luego de un fin de semana en el que había definido un tema para mi artículo, la noche del domingo cambió radicalmente el panorama. La gente en el barrio alzaba sus voces, gritos e intensidad de los aplausos mientras se acercaba una de las decisiones más importantes para el pueblo colombiano: la elección y coronación, de la reina universal de la belleza. Parto del hecho de haber visto la última media hora, que es lo mismo a las diez finalistas donde se encontraba la colombiana que al fin ganó.

El twitter fue el anuncio previo al paroxismo de la decisión. Que las preguntas, que las respuestas –como si el concurso se basara en una competencia de ingreso a Harvard- ya que nadie dudaba del cuerpo, el carisma y la personalidad de la candidata compatriota. Resulta que pasó al “top five” y de allí, todo lo sucedido fue alegría. Hasta que en el noticiero Caracol la mamá salió diciendo que su hija era algo así como una “segunda Gabo” además de indicar que Sofía Vergara (quien también tiene el gusto de exponer sus atributos físicos en cuanta reunión se encuentre) era su prima. Mejor dicho, que esto era mejor que el gol de James en el mundial.

Hasta una semana antes, la indignación hacía que corrieran ríos de tinta en contra del concurso “Mis Tanguita” donde niñas entre los 5 y los 10 años desfilan en traje de baño. Solo las madres de las concursantes fueron las únicas mujeres, al menos en los medios, que se expresaron a favor de dicha costumbre arraigada en el municipio de Barbosa  (http://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/concurso-miss-tanguita-barbosa-santander/15111523), al parecer, desde tiempos inmemorables en un país donde la memoria colectiva es de menos de dos horas. Luego, encuentro en facebook la página de un concurso que se llama “Miss Tanga Colombia Internacional” que por las imágenes que muestra, permite estrechar, además de las tallas, las relaciones interdepartamentales del país y eventualmente, algunas con Ecuador.

Parece un camino expedito y de fácil acceso. Solo muestra, que el que muestra vende. La opción única y sólida para cambiar la realidad en la que se encuentra la mujer, salir de su barrio, de su pueblo. Un curso que tiene salidas, así se acepten ciertos deslices por parte del honorable público. Una oportunidad de carrera que puede finalizar, como ayer, en una coronación como reina universal –faltó Marta, por ejemplo- que según el mismo noticiero, era lo que esperaba el país en 57 años. Tal vez sea premonitorio que, al mismo tiempo que Luz Marina Zuluaga era elegida, Colombia avanzara a la guerra interna que hoy está en un punto de finalización, justo cuando volvemos al escenario internacional por más de una talla de diferencia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s