¡Uno más que estamos perdiendo!

Por: Diana Cortés Casas

Publicado: 09 de diciembre de 2014

Uno de los ecosistemas La conejeracon mayor biodiversidad en Bogotá, el humedal “La Conejera”, se encuentra amenazado por la construcción de un conjunto residencial denominado “Reserva Fontanar”, el cual al parecer no se encuentra dentro del límite del área protegida, pero indiscutiblemente causará impactos negativos sobre el humedal, pues las emisiones de polvo, el transporte de material, la contaminación del aire, las vibraciones y otros factores, afectarán cientos de especies animales y vegetales que habitan la zona.

A pesar de conocer las implicaciones ambientales de la obra, ésta continúa desarrollándose normalmente, pues se han vendido algunos apartamentos de las dos primeras etapas de la urbanización. Lastimosamente, las múltiples protestas y peticiones que la comunidad ha venido realizando, no son suficientes para detener un proyecto que prácticamente acabará con uno de los tesoros más valiosos de la ciudad, pues es claro que el recurso hídrico y el suelo se degradarán, poniendo en riesgo un ecosistema que se ha conservado gracias a las acciones de los habitantes de la localidad, quienes a gritos y manifestaciones luchan contra la indiferencia con la que las autoridades han manejado el caso.

Ahora bien, resulta curioso que la constructora “PRAGA Servicios Inmobiliarios S.A.”, la cual realiza las obras para la construcción del conjunto “Reserva Fontanar”, afirme que el proyecto es “ambientalmente amable para sus habitantes”, pues ¿cómo puede serlo si destruye todo un ecosistema caracterizado por su proceso de recuperación y restauración y por su alta biodiversidad?. Sencillamente, no es más que una forma de disfrazar la realidad con la que tristemente nos acostumbramos a vivir, ya que en nuestras narices están acabando con nuestro ambiente, con nuestro hogar, ¡están acabando con nosotros mismos!.

Es increíble que el ser humano insista en atentar contra sus más valiosos recursos, contra su propia vida, pero es aún más increíble que no hagamos nada por evitarlo, pues si bien es cierto que los proyectos de construcción, la contaminación, las malas prácticas, la falta de conciencia y amor propio están acabando poco a poco con ellos, es claro que con la indiferencia de todos los estamos matando aún más rápido. Lo que sucede con el humedal La Conejera es tan solo uno de los tantos casos en que el dinero y la pésima gestión de las autoridades le ganan la batalla al ambiente, simplemente no queremos darnos cuenta, pero nos están “prometiendo la inalcanzable luna” y estamos entregando a cambio nuestra irremplazable tierra.

@dianicortes02

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s