¡Por aquellos que no tienen voz!

Por: Diana Cortés Casas

Publicado: septiembre 24 de 2014

En el 2005 sFOTO PERROSe realizó un análisis sobre la población canina a nivel del Distrito Capital, a través del cual se evidenció la existencia de 80.000 perros callejeros que diariamente se someten al infortunio de una vida sin comida ni techo. Es una triste realidad el diario vivir de estos seres que no cuentan con un dueño que les brinde protección, alimentación y sobre todo amor, pero es aún más triste que quienes tienen la posibilidad de hacer algo por ellos, no lo hagan, sencillamente porque la falta de voluntad los invade.

Adicional a la falta de voluntad, existe el Centro de Zoonosis de Bogotá, un lugar donde mensualmente se sacrifican aproximadamente 500 animales callejeros, argumentando absurdamente que estos constituyen un riesgo para la sociedad. Lastimosamente no tenemos ni la más mínima idea de la grandeza de estos animales que se sacrifican a diario, y peor aún, nos quieren hacer creer que acabar con ellos es la cura al problema de salud pública de la ciudad.

Mi intención no es otra que hablar por aquellos que no tienen voz, es crear un poco de conciencia para que intercedamos por ellos y comencemos una lucha en contra de la idea de lastimarlos o acabar con ellos, pues si bien es cierto que la población canina que transita diariamente por nuestras calles puede ser una vía de transmisión de enfermedades, es aún más cierto que ellos no tienen la culpa de nacer bajo la soledad e indiferencia de nosotros, y que la solución no tiene que ser sacrificarlos, sino por el contrario brindarles una ayuda satisfactoria.

Existen quienes creen que la única forma de ayudar es adoptar, yo no estoy de acuerdo, si es una de las mejores opciones y apoyo en su totalidad que se efectúe, pero no es la única ni mucho menos al hacerlo ya se tiene ganado el cielo. Por el contrario, hay mil maneras de hacer algo por estos animales, las cuales también hacen parte de una adopción responsable, por ejemplo esterilizar, apadrinar, hacer una donación en dinero o en especie; pero hay algo más simple aún, crear conciencia en los demás, demostrarles que el valor de estos seres es inigualable y que la cuestión es de ganas, actitud y voluntad.

Tal vez no podamos brindar millones de hogares a nuestros animales callejeros, pero puedo asegurar que luchar por ellos y por sus derechos está exclusivamente en nuestras manos, tan solo es cuestión de tener en cuenta que seguramente no estarán presentes por el resto de nuestras vidas, pero indiscutiblemente nos amarán y agradecerán por el resto de la suya.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s