Estamos mal de concejales

Por: Wallace

Publicado: 25 de febrero de 2014

El día de hoy, cuando estaba escribiendo esta columna, la cantante Shakira inauguró un colegio ubicado en las faldas del cerro La Popa, en la ciudad de Cartagena, cuyo costo ascendió a los $16.000 millones. En la ceremonia de inauguración y en la rueda de prensa, acudieron no solo las directivas de su fundación “Pies Descalzos”, sino la esposa del presidente Santos y la ministra de Educación. Al menos, los medios nacionales no registraron las declaraciones de dichas representantes del Estado, ni mucho menos del gobierno local. Las únicas referencias a las instituciones públicas no fueron tan positivas y mostraron las dificultades de los mandatarios locales.

La primera referencia fue cuando le preguntaron a Shakira por el colegio; ella responde “Trabajar con la institucionalidad fue lo más difícil”. Al ver que no hay un solo representante de la alcaldía distrital de Cartagena, ya se nota que se refiere a ellos. Y luego, hace referencia al célebre y autodenominado “concejal de la familia”, quien se había pronunciado en contra del video musical que la barranquillera protagonizó con la también caribeña Rihanna. Ni en Cartagena, ni en Bogotá, los líderes políticos aparecen, a menos que sea para el cálculo electoral o para frenar las iniciativas privadas.

 

Podrían ser síntomas aislados, que se manifestaron al mismo tiempo en un acto liderado por una artista que hemos criticado por considerarla poco patriota, ya sea por su acento, imbuido por los lugares en los que ha vivido; ya sea por su error al interpretar el himno nacional, cuando el 99% no tiene idea del significado del anacrónico lenguaje que lo compone. Pero son síntomas muy bien interpretados, ya no en modo de canción o de video impropio a la “moral y las buenas costumbres”. Las declaraciones de Shakira dieron en un punto clave sobre la necesidad de dignificar la educación a través de la infraestructura y de la calidad. No era su papel hablar de la permanencia, la formación docente o los subsidios; para ello están los Estados en lo nacional y en lo local, y de ello ya no se habla ni en Cartagena ni en Bogotá. Por el lado de la Costa Atlántica, el alcalde de Cartagena ha resultado ser un tanto “facho” y el de Bogotá, populista. Y de sus respectivos concejos, del de Cartagena no se habla mucho, mientras que en el de Bogotá, del anonimato se pasó al desprestigio, porque importa más ocupar las mesas directivas, que debatir y proponer soluciones al caos.

Tal vez Shakira no se sepa el himno todavía y que su acento, reflejo de su naturaleza Caribe -abierta, dicharachera, chévere y bacana, en el que la adaptación es fundamental, no nos agrade porque no suena “colombiano”. Pero al menos cuando inaugura colegios, habla de lo mínimo necesario que al parecer se le ha olvidado a los gobiernos locales. El gobierno nacional si lo tiene claro y sus resultados lo muestran, por lo menos en los últimos cuatro años. Ahora, voy a ver el video de las caribeñas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s