Nuestro invitado de los miércoles: ¨La Secretaría de la Mujer: no hay nada que celebrar¨

Por: Diego Laserna

Publicado: Mayo 02 de 2012

Las sesiones extra del Concejo de Bogotá no dejaron ni cupo de endeudamiento para el metro ligero ni Secretaría de Seguridad, pero lo que si dejaron entre un montón de palmadas en la espalda fue la aprobación en primer debate de la largamente proclamada Secretaría de la Mujer. De hecho la creación de la secretaría encontró un ambiente tan receptivo en el concejo que varios partidos políticos reclaman su paternidad. Pero entre tantas palmaditas y abrazos, cabe preguntarse ¿para qué exactamente va a servir la Secretaría de la Mujer?

Con el fin de evitar confusiones y discusiones insulsas quiero aclarar que nadie duda que las mujeres han sido un sector poblacional desfavorecido y discriminado históricamente en Colombia pero hay varias razones para creer que una secretaría no es la mejor herramienta para combatir el arraigado machismo que hay en nuestra cultura ni para que la administración pública sea más receptiva y eficiente en atender las necesidades de las mujeres.

Para comenzar, el distrito está organizado en ejes temáticos y no poblacionales, por lo tanto existen la secretaría de Gobierno, Salud, Educación, etc. ¿Por qué empezar ahora a crear entidades con criterios poblacionales? ¿Qué argumentos hay para crear una Secretaría de la Mujer y no por ejemplo una para la tercera edad, para los discapacitados o para los homosexuales? Todos estos sectores son igual o peor de discriminados que las mujeres y sin embargo es obvio que crearles secretarías a todos sería un Apocalipsis administrativo. Pues bien, aunque la creación de la Secretaría de la Mujer no vaya a provocar un Apocalipsis administrativo, si creará una cantidad enorme de duplicidades en la administración. Por ejemplo, el día que les quieran enseñar a las mujeres como cuidarse apropiadamente en el trabajo durante el embarazo ¿quién va a ejecutar la campaña, la Secretaría de Salud o la de la Mujer? El día que quieran promover que las mujeres aspiren a cargos de elección popular ¿quién va a ejecutar la campaña, la Secretaría de la Mujer o la de Gobierno? En la práctica la Secretaría de la Mujer será en el mejor de los casos una asesora del diseño y ejecución de las políticas de las otras secretarías para integrar la perspectiva de genero y eso está muy bien ¿pero de verdad necesitamos una secretaría para eso?

En segundo lugar las funciones de la Secretaría son risibles y el mejor ejemplo de la inflación del lenguaje que se haya visto. Básicamente, se repite en 15 apartes que la secretaría se dedicará a integrar perspectivas de género en las políticas, programas y proyectos distritales y a supervisar que las demás entidades le hagan caso. Hay un par de cosas más acerca de asegurarse que se produzcan estadísticas diferenciadas por género, la priorización de “presupuestos sensibles al género” y la promoción del lenguaje incluyente pero nada más ¿de verdad se necesita una Secretaría de la Mujer para hacer eso?

Cualquiera diría que en este contexto por lo menos debería haber un debate saludable en el concejo alrededor de la conveniencia de crear una Secretaría de la Mujer, pero nada. Criticar la Secretaría de la Mujer es un tabú que se paga con escarnio público; ni los hombres quieren ser catalogados como “machistas” ni las mujeres quieren dejar de poder apelar a su condición de mujeres para hacer política. La situación es tan ridícula, que el mismo Concejo que le negó el cupo de endeudamiento al Alcalde porque no sabía en qué lo iba a usar, al día siguiente aprobó la creación de la Secretaría antes de definir sus funciones.

El verdadero camino para que las mujeres cuenten con igualdad de oportunidades en nuestra sociedad es tomar en cuenta sus condiciones y necesidades en el diseño de todas las políticas públicas al interior de las entidades existentes. Para eso se puede crear una Alta Consejería o una oficina al interior de las entidades más pertinentes (como se venía haciendo en el IDPAC, Gobierno y Planeación), que les recuerden tener presente siempre a las mujeres en sus iniciativas. Ese es un proceso que como todos los cambios culturales es lento y poco visible pero para el cual no es necesario el aparato burocrático de una secretaría. El resto es puro show, un show que le costará por lo menos 21 mil millones de pesos anuales a la ciudad y del que probablemente habrá pocos resultados más allá de  otos de las y los políticos y activistas celebrando.

www.combo2600.com

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s