Nuestra invitada de los miércoles: La gran molestia es por la inequidad del transporte

Por: Cindy García

Publicado: Marzo 14 de 2012

 

Transmilenio  ha dado de que hablar, ya muchos han escrito sobre él, que no se puede poner a andar más buses porque las troncales se congestionan, que la tarifa, que solo siete familias se benefician del negocio, etc., empero, la verdad es que el problema no le concierne solo a éste modo de transporte sino a la forma como el sistema de transporte publico de la ciudad, entiéndase, taxi, colectivo y Trasmilenio se ha desarrollado, pensemos que sin quererlo el transporte bogotano resulto siendo inequitativo e insostenible.

Un sistema de transporte publico se monta para asegurar la movilidad a la población, no es una cuestión electoral solamente, el trasporte tiene un carácter de servicio publico, debe ser equitativo, es decir, distribuir alternativas de trasporte que suplan la necesidad de movilidad de aquellas personas que no poseen carro privado, debe ser progresivo buscando que el pobre pague menos y el rico contribuya más hasta cerrar la brecha,  y  finalmente sostenible con el medio ambiente.

En Bogotá no se cumple ninguna de las anteriores. Según el Plan maestro de movilidad, el 67% de los hogares (compuesto por estratos 1, 2,3) no dispone de vehículo privado mientras que el otro 33% (estratos 3, 4,5) si reporta propiedad sobre el mismo. De manera contraria, y hablando de tenencia y uso de medios de transporte, son los estratos bajos los que mayor propiedad de Bicicletas tienen. Teniendo lo anterior en mente es adecuado cruzarlo con otros porcentajes provenientes del observatorio de movilidad de la Cámara de Comercio de Bogotá; del 2005 al 2008 disminuye el uso de colectivos en 3 puntos porcentuales, aumenta el uso de Transmilenio en 1.4 puntos, aumenta el uso de carro privado en 7 puntos y la bicicleta se mantiene.

¿Interpretación? El sistema publico de transporte bogotano no cumple con la funciones que debería, ni sostenibilidad, ni equidad; por el contrario pareciera ser un sistema regresivo que incentiva el modo de trasporte de los estratos altos (carro privado) , si se tiene en cuenta su mayor aumento a comparación de los otros medios. El sistema tampoco genera nuevas alternativas de movilidad para los estratos pobres quienes se podrían beneficiar de un sistema que dé incentivos mediante tarifas diferenciales y que integre el uso de otros medios con menor contaminación como, el metro, el Tram o la bicicleta (esto sin hacer propaganda de ninguna propuesta).

Así que la protesta va mas allá del solo Transmilenio, la solución que se proponga tiene que ser una solución a largo plazo que tenga en cuenta lo dispuesto en el SITP y que por primera vez piense primero en el criterio de justicia de Rawls, que se puede expresar en términos castos como el mejoramiento del bienestar de la sociedad mejorando primero el bienestar del pobre, no del rico quien ya lo tiene

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s