El Expreso minero

Por: Jairo Silva

Publicado: Septiembre 25 de 2011

Redacción Jornal

 

La semana anterior fue elegido como ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el economista Frank Pearl, quien en el gobierno anterior se desempeñó como comisionado para la reconciliación. Quienes tuvieron contacto con él afirman que es una persona seria, responsable con los recursos que le entregan y al parecer, experto en temas de reconciliación.

Y es allí donde el nuevo ministro deberá empezar a reconciliar su propia experiencia laboral con los retos que en materia de desarrollo sostenible tiene el país, embarcado en la locomotora minera que, al parecer, es la primera en arrancar cada vez que para en sus estaciones de recolección de los materiales explotados en todo el territorio nacional. Sólo que cuando arranca no alcanza a recoger a quienes controlan, o se suponen deben hacerlo, cómo llegaron esos materiales a la estación. Tan sólo los expertos en minería tienen los tiquetes, con una exclusividad que preocupa, porque los técnicos, profesionales y comunidades deben esperar la otra locomotora, que parecer es más lenta y obsoleta que la del tren de la sabana. Creo que el nuevo ministro hace parte del primer grupo de pasajeros.

Su trabajo en McKinsey & Co, empresa de consultoría que tiene dentro de su mayores clientes a grandes empresas del sector petrolero y de energía, relacionadas directamente con el sector minero -además de otros cargos en los que lo ambiental no aparece- lejos de ser un aliciente, se convierte en un escenario de variados interrogantes. No serán incluidos acá, porque habrá tiempo para que éstos surjan cuando el conflicto entre explotación minera versus seguridad alimentaria y biodiversidad se agudice. Pero sí es importante decir que este nombramiento muestra que el interés del gobierno en los ecosistemas y su importancia en la producción de riqueza, se circunscribe a firmar acuerdos internacionales y afirmar una y otra vez que somos una “potencia ambiental”.

A un año largo de una lánguida e invisible gestión de la alta consejera Sandra Bessudo, la llegada del ministro parece más un favor personal que una decisión estratégica para el sector. O pensando mal, el favor sea para los dueños de los títulos mineros y una solución estratégica para frenar al sector ambientalista, que tampoco ha sido capaz de salir del ostracismo academicista y del elitismo verde que ha impedido un diálogo frontal con quienes al final, son los afectados: nosotros.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s