Lo que EL alcalde se llevó…

Por: Lorena Castañeda

Publicado: 19 de septiembre de 2011

Evidentemente Bogotá ha cambiado y su transformación se debe a varias razones, pero la principal de ellas, creo yo, radica en la desafortunada administración de la que fue víctima y es que precisamente es allí donde se deriva el caos que hoy por hoy enfrenta la ciudad.

Desde las anteriores administraciones Bogotá era esa ciudad competitiva, social y moderna que venía imponiéndose en el mundo y que a su vez era ejemplo para las grandes ciudades del país. Pero como la felicidad dura poco y la dicha se acaba rápido, la ciudad empezó a dejar huella con su descenso y el que ahora es el suspendido alcalde junto con el partido que lo dio a conocer, se encargaron de poner patas arriba la casa y con ello los habitantes de la misma decidieron colaborar con el desorden.

Esa la razón que hoy me motiva a escribir esta columna de reflexión, la falta de pertenencia y de amor que se generó en los ciudadanos con este gobierno distrital. ¿Amor? Si, como usted ya lo sabe, las pasiones mueven el mundo y el amor es la más fundamental. A los que viven en Bogotá y a los que nacimos acá, nos hace falta querer la ciudad e identificarnos con ella. Eso se demuestra con el simple hecho de no arrojar basura en sus calles, de respetar al peatón, de ser tolerantes con el otro y sobre todo dejando de ser indiferentes con el más vulnerable.

Bogotá desde hace cuatro años, dejó de tener cebras peatonales, espacios de interacción cultural cada vez tienen menos presencia en el territorio y por culpa de la improvisación, el tradicional septimazo tuvo que ceder su carrera séptima para ayudar con la trancada movilidad que ya la caracteriza. A esto se le suman las huellas de inconformidad que se registran en las protestas que como resultado dejan rayones, manchas de pintura y trabajadores tratando de limpiar lugares históricos y respetables como La Casa del Florero y como si fuera poco Aurelio, Venus Albeiro Silva, Wilson Duarte, ChuchoELConcejal y otros de ese partido, se convierten en la lectura obligada y contaminada para los caminantes bogotanos en esta época de elecciones.

Haciendo memoria no puedo negar que los ex-alcaldes en su mayoría le dejaron a Bogotá: infraestructura pensada para generar focos de progreso; cultura ciudadana para crear conciencia en sus habitantes; un sistema masivo de transporte; una política social que lograra erradicar la indiferencia en la ciudad, entre otras, pero ¿El suspendido alcalde qué dejó? Juzgue usted mismo que todos los días como yo, trata de sobrevivir a la inseguridad, los trancones, la desconfianza del otro, la contaminación, esquiva la basura y reza para llegar a su casa sano y salvo.

Por eso y por mucho más, creo que Bogotá merece una historia diferente, piense que ésta ciudad debe volver a tomar el rumbo de antes, seguir creciendo en todos sus aspectos, demostrar que es una ciudad prometedora  y casa de las oportunidades para muchos, por eso la tarea es suya y mía, y a propósito de las próximas elecciones, tenga en cuenta que no puede dejar su voto de nuevo a la improvisación, porque ya se dio cuenta todo lo que nos costó, no deje que la ciudad capital siga perdiendo su status. ¡¡Por favor!!

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s