Ojalá los animales pudieran hablar

Por: Lorena Castañeda

Publicado: Agosto 29 de 2011

Redacción Jornal

 

 

 

La esperanza del mundo no está nosotros,

al parecer estar en quien menos creemos.

 

Desde que tengo uso de razón he sentido un gran aprecio por los animales de compañía (perros y gatos,  en preferencia los primeros),  respecto de los demás animales y especies les tengo un profundo respeto por hacer parte de esa linda naturaleza que nos rodea y tanto embellece el planeta, bueno y no solo eso, los respeto porque tienen su misión en el mundo;  unos de ellos se encargan de acompañar a los humanos en todas sus actividades, otros resultan ser los mejores amigos y eso sí son muy fieles a su amo, algunos tienen la tarea de mantener el equilibrio ambiental y otras tantas especies luchan por su existencia ante la irracionalidad del hombre y es precisamente el tema que quiero tratar en esta columna, los animales son más inteligentes que nosotros aunque no puedan hablar.

Si los animales pudieran hablar nos harían entender que ellos solo son agresivos cuando se sienten amenazados en su entorno, más nunca maltratarían por cobardía e ínfulas de superioridad; nos enseñarían la importancia de la fidelidad, de jamás morder la mano de quien nos da de comer y nos presta un techo; nos gritarían que no dejemos a nuestros hijos botados en una caneca o en un hospital y sobre todo harían lo posible porque comprendiéramos la importancia de cuidar la madre tierra porque es el hogar de ellos y el nuestro también.

Y es que me aterra en particular la capacidad de hacer daño y de generar maldad que caracteriza al ser humano, maltratamos a los que queremos y a los que no, matamos porque no soportamos que los demás piensen diferente a otros, golpeamos a los que nos sirven y nos ayudan, odiamos por cualquier cosa y lo más irritante de todo es que nos sentimos superiores por hacerlo con aquellos que no usan la violencia para hacerse entender.

Sin más, me atrevo a decir que los animales así no puedan hablar, son más inteligentes que nosotros,  porque simplemente han demostrado que por sus manos no corre la responsabilidad del equilibro ambiental,  la situación climática que atravesamos no es por la culpa de ellos y todos los desechos que abruman nuestra calidad de aire y ambiente nunca fueron generados por su género. 

Así las cosas, sugiero que en vez de maltratar, matar, despreciar, repudiar y asechar contra ellos, mejor deberíamos dedicarnos a aprender de su silencio y de esta manera  tratar de salvar lo poco que nos queda del planeta tierra, pensemos siempre que no somos los únicos en esta casa, no olvidemos que  la compartimos con millones de seres y es el refugio de muchos que vivirán en ella.  

¡¡Ojalá los animales pudieran hablar y nosotros callaramos un poco!!

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s